¿Cómo funciona la Línea de Crédito?

Cuando un cliente solicita una línea de crédito, la entidad realiza primero un análisis de su situación financiera, teniendo en cuenta aspectos como sus ingresos, gastos o deudas pendientes de pago. 


Mediante este estudio previo, la entidad determina la cantidad que le concederá al cliente. Para evitar impagos o un sobreendeudamiento, fijará una cantidad que el cliente pueda devolver sin problemas. 


Una vez aprobada, la entidad concede la línea de crédito por un importe, si el cliente utiliza parte de ese importe, deberá devolver la cantidad gastada en el tiempo acordado más los intereses aplicables a esa cantidad. Algunas entidades ofrecen flexibilidad para que el cliente decida si devuelve la cantidad de una sola vez en una fecha posterior concreta o si la devuelve en pequeñas cuotas mensuales.


Volver

¿Le ha sido útil este artículo?

¡Qué bien!

Gracias por sus comentarios

¡Sentimos mucho no haber sido de ayuda!

Gracias por sus comentarios

¡Háganos saber cómo podemos mejorar este artículo!

Seleccione al menos una de las razones

Sus comentarios se han enviado

Agradecemos su esfuerzo e intentaremos corregir el artículo